Tipos de Aire Acondicionado

En función de sus necesidades domésticas, comerciales o industriales, y del volumen del espacio que necesita climatizar y las condiciones del entorno del mismo, el mercado le ofrece diversas opciones de sistemas de aire acondicionado y climatización. He aquí algunas de los sistemas más habituales, y algunas de sus ventajas e inconvenientes.

Recomendaciones

Sin duda alguna, la opción del equipo portátil es idónea para aplicaciones de uso esporádico y alta movilidad, si bien hay que tener en consideración su rendimiento y su almacenamiento cuando no se use. Si requerimos un uso más prolongado y constante, es mejor optar por una instalación fija.

Dentro de las instalaciones fijas los sistemas compactos de ventana pueden ser una opción interesante para estancias más reducidas o si tenemos dificultades para instalar un compresor en el exterior; de no ser así, el sistema split de pared, suelo o visto techo suele ser la opción más práctica y, de hecho, las más demandada. Existen, de hecho, soluciones que emplean más de una unidad interior (para hasta 5 unidades interiores). Alternativamente, si tenemos necesidad de acondicionar espacios muy voluminosos, un sistema cassette cubrirá con creces nuestras necesidades residenciales.

Ya en la gama superior, optaríamos por un sistema de acondicionamiento por conductos. Pero como ya mencionamos, están pensados para edificios individuales o espacios realmente grandes, que justificaría la inversión dado su alto coste de instalación.

De los tipos de aire acondicionado mencionados, no tienen realmente cabida ni equipos portátiles ni compactos de ventana para uso comercial, en definitiva, para climatizar estancias de transito intensivo.

Las unidades que también se emplean para uso doméstico (splits, multisplits) en cualquiera de sus modalidades cubrirán las necesidades de pequeños y medianos comercios, locales y oficinas, siempre teniendo en cuenta el transito de personas, acceso al exterior, equipos que producen cierto calor (ordenadores, equipos electrónicos), bastante calor (equipamiento de hostelería) y sobre todo, equipos de intercambio de calor (equipos frigoríficos).